Con respecto a la seguridad, McNetiq solo usa imanes permanentes para los puntos de anclaje. Para funcionar correctamente, los electroimanes dependen siempre de una fuente de alimentación externa. Si esta fuente de alimentación falla, si se produce un fallo en la conexión, podrían producirse consecuencias catastróficas.

Los imanes permanentes siempre tienen energía y pueden ser conectados en 3 maneras diferentes:

  1. Manualmente
  2. Mecánica (imanes conmutados)
  3. Con un pulso de energía (imanes electropermanentes)

Se aplican imanes electropermanentes, por ejemplo, si un imán está separado a cierta distancia del operador. Consideremos entonces, un operador de grúa que opera una polea magnética desde una distancia para levantar objetos de acero.


Conmutando un imán permanente


Conmutando un imán electropermanente